Restaurante Banna

por Lila Ortega on diciembre 29, 2014 · 0 comentarios

rollitos-vietnamitas-restaurante-banna-comerconlila

Este es un restaurante con la mezcla perfecta: cocina vietnamita y cocina thai en la misma carta, variadísima. Había pasado muchas veces por el Banna en mis paseos por Gracia, pero no me había atrevido a entrar. Me parecía poco atractivo. En esta ocasión iba paseando con amigos, y queríamos ir a Pepa tomate pero estaba lleno, así que optamos por Banna como medida paliativa. Muchos amores eternos nacen de la casualidad.

Me sorprendió que en el mismo espacio había en mesas separadas, tres parejas jóvenes con niños y un par de ellos parecían habituales del local. No descubrí la sala más bonita hasta que me levanté al baño, pero os recomiendo ir hacia el fondo del restaurante en el que el espacio es muy agradable!

Una de las características llamativas es que en pleno sábado tenían un menú del día super completo a 10.80€ que fue lo que pedimos. Éramos 3 y pedimos cosas diferentes para probar de todo. De los 5 platos que tomamos, sólo uno nos pareció mejorable.

De primeros: pedimos dos raciones de NEM CUON  porque venían 2 unidades por ración y los 3 queríamos probar, son rollos frescos de papel de arroz rellenos con verduras, gambas, salsa de cacahuete y menta, que estaban simplemente perfectos con sus texturas crujientes de los vegetales crudos, el cilantro la menta y la blanda gamba que aportaba sabores marinos y texturas diferentes. Es un imprescindible si vais a Banna (y a comerlo con la mano como tiene que ser).

sopa-thai-gambas-restaurante-banna-comerconlila

También compartimos mi sopa favorita del mundo: TOM KHA KUNG una sopa clara con gambas, leche de coco, zumo de limón, lemon grass, cilantro y setas que es energética y llena de sabores fresco,  herbales y que más parece un reconstituyente natural. Todos en la mesa comentamos que tomaríamos más y más sopa. Fichada para la posteridad.

curry-rojo-pollo-pato-cerveza-verduras-soja-restaurante-banna

De segundos tomamos un PAD PAK, una mixto de verduras salteadas con salsa de soja suave que destacaba por varias cosas: el sabor ahumado de la soja suave y el sésamo, el punto perfecto de las verduras, todas al dente y coloristas, casi como si vinieran del huerto directamente, la salsa que se quedaba para mojar con un arroz jazmín aromático y suelto que estaba perfecto.

También un excelente curry rojo con pollo, que según mi amiga estaba tan perfecto como los muchos que se ha tomado en Tailandia, país al que viaja con frecuencia, y que a mi me cautivó por el equilibrio de sabores y su toque picante que toleré perfectamente (soy muy floja para los picantes tipo chile y “aguantadora” para soportar el picante del wasabi o el jengibre)

El tercer plato estaba de un sabor delicioso pero no muy bien conseguido pues era un pernil de pato muy grueso con la textura un poco dura del ave, la salsa de cerveza era perfecta pero hubiéramos preferido el pato presentado en lonchas, o trozos más discretos.

rollitos-platano-helado-chocolate-restaurante-banna

De postre, la oferta escasa y poco apetitosa, así que coincidimos los 3 con el rollito de plátano y helado que estaba sabroso y bien conseguido.

En definitiva, el Banna es muy recomendable por la variedad de la oferta, la excelente relación calidad precio, la ubicación y la carta en la que además tienen algunas alternativas vegetarianas sabrosas y saludables.

 

Escribir un Comentario

Post anterior:

Post siguiente: