restaurantes en Gracia

The Market Barcelona – Restaurante peruano

por Lila Ortega on junio 15, 2015 · 0 comentarios

themarketbarcelona-ceviche-clasico-comerconlila

Ceviche clásico de Corvina

A veces los sueños nos esperan detrás de las puertas. El restaurante  The Market Barcelona, fue uno de esos sueños para sus creadores. Un local que apareció como una gema para darle lugar a un espacio en el que las esperanzas, las metas y los sueños de un cocinero y un maestro coctelero se hicieran realidad pero no por arte de magia, sino por arte del trabajo constante y la falta de condescendencia de sus creadores… En The Market Barcelona estamos ante un restaurante peruano que merece tener todos los galones, porque no es un negocio que se ha subido a la ola de la nueva moda multiculti de la preciosa ciudad condal… Es un restaurante que lleva consigo un mandato, una declaración de autenticidad y  buen hacer. Aquí vive la cocina más clásica del Perú con toda su fusión, sus raíces indígenas, orientales y europeas… Un restaurante que trasciende las modas para convertirse en un lugar de referencia para los amantes de los sabores vibrantes y complejos, para los viajeros reales y virtuales, para quienes quieren visitar lugares inhóspitos y bellos, pero sentirse en casa y no en una dimensión desconocida.

ceviche-ajiamarillo-themarketbarcelona-comerconlila

Ceviche de Ají Amarillo

Tenía ganas de acudir a mi cita con The Market Barcelona, mucho antes de la hora. Me encantan los ceviches peruanos, el ají de gallina que me recuerda a una mujer del Perú que me mimó mucho durante mi infancia, de tomar la fresca y ligera causa peruana y saborear un pisco como Dios Manda. Pero aunque mis motivaciones gastronómicas eran a priori poderosas no imaginaba la satisfacción poética que obtuve en un local sencillo y sin pretensiones donde todo el mundo era amable y la cocina sencilla y perfecta.

Tomamos dos cocteles de pisco uno infusionado en pétalos de rosa, suave y aromático como el cuello de una novia; y el pisco con ají amarillo, con carácter y notas picantes, pícaras que resultaban deliciosas.

Para comer: Ceviche clásico con Covina, lima, cebolla, boniato confitado, maíz blanco y maíz crujiente de los Andes, que es perfecto. La leche de tigre intensa que me hace salivar ahora cuando recuerdo la experiencia, el pescado en su punto, firme y tierno; el otro Ceviche con ají amarillo, más cremoso y atenuado, la lima menos presente pero igualmente picantito y delicioso y Causa peruana, una ración de puré de patata mezclado con ají amarillo (no picante) y pollo deshilachado con una suave mayonesa casera, que era como un bálsamo para la boca que había sido estimulada con los cítricos y picantes del ceviche.

themarketbarcelona-ajidegallina-comerconlila

El ají de gallina 

(que nos sirvieron en una sola ración más grande y en el centro del plato pero es así como se ve)

De segundos:

Ají de Gallina: que es una especie de guiso espeso de (gallina o pollo) deshilachado muy finamente que se cuece lentamente con leche y caldo de pollo y que se sirve acompañado con papas, aceitunas negras, huevos de codorniz y arroz blanco (el resultado es un potaje cremoso, denso y muy sabroso)

Seco de Cordero a la Chiclayana que fue marinado en cerveza negra con cilantro, acompañado de alubias blancas con panceta y arroz blanco, y que tenía un intenso sabor a cilantro y algo anisado que supongo provenía del marinado, un sabor agradable, cercano pero sorprendente a la vez. El aspecto del plato no es ideal pero vale la pena! a veces los platos de raíces humildes: los estofados, los guisos son muy poco fotogénicos como este caso.

secodecordero_themarketbarcelona_comerconlila

Seco de cordero con alubias

De postre una copa con una mezcla de bizcocho de chocolate con dulce de leche y lúcuma una fruta que nunca había probado que tiene un sabor como de caramelo tostado y denso, bastante peculiar y que estaba dentro de la mezcla, no se identificaba pero aportaba sus características a un postre único y delicioso.

NOTA: Como la luz del local es tenue amarilla y cálida por la noche las fotos no me salieron muy bien así que las que ilustran este post son las de la página del restaurante, pues el contenido de los platos se refleja mejor con estas fotos, pero los sabores tendréis que probarlos directamente para aplaudir conmigo la existencia de este rinconcito peruano donde terminan Els Jardinets  y comienza el Perú.

FICHA:
Ciudad: Barcelona.
Dirección: Gran de Gracia 7
Teléfono: 93 186 42 00.
Precio medio: 40€ por persona con un cocktail de pisco (imprescindible)

{ 0 comentarios }

Restaurante Banna

por Lila Ortega on diciembre 29, 2014 · 0 comentarios

rollitos-vietnamitas-restaurante-banna-comerconlila

Este es un restaurante con la mezcla perfecta: cocina vietnamita y cocina thai en la misma carta, variadísima. Había pasado muchas veces por el Banna en mis paseos por Gracia, pero no me había atrevido a entrar. Me parecía poco atractivo. En esta ocasión iba paseando con amigos, y queríamos ir a Pepa tomate pero estaba lleno, así que optamos por Banna como medida paliativa. Muchos amores eternos nacen de la casualidad.

Me sorprendió que en el mismo espacio había en mesas separadas, tres parejas jóvenes con niños y un par de ellos parecían habituales del local. No descubrí la sala más bonita hasta que me levanté al baño, pero os recomiendo ir hacia el fondo del restaurante en el que el espacio es muy agradable!

Una de las características llamativas es que en pleno sábado tenían un menú del día super completo a 10.80€ que fue lo que pedimos. Éramos 3 y pedimos cosas diferentes para probar de todo. De los 5 platos que tomamos, sólo uno nos pareció mejorable.

De primeros: pedimos dos raciones de NEM CUON  porque venían 2 unidades por ración y los 3 queríamos probar, son rollos frescos de papel de arroz rellenos con verduras, gambas, salsa de cacahuete y menta, que estaban simplemente perfectos con sus texturas crujientes de los vegetales crudos, el cilantro la menta y la blanda gamba que aportaba sabores marinos y texturas diferentes. Es un imprescindible si vais a Banna (y a comerlo con la mano como tiene que ser).

sopa-thai-gambas-restaurante-banna-comerconlila

También compartimos mi sopa favorita del mundo: TOM KHA KUNG una sopa clara con gambas, leche de coco, zumo de limón, lemon grass, cilantro y setas que es energética y llena de sabores fresco,  herbales y que más parece un reconstituyente natural. Todos en la mesa comentamos que tomaríamos más y más sopa. Fichada para la posteridad.

curry-rojo-pollo-pato-cerveza-verduras-soja-restaurante-banna

De segundos tomamos un PAD PAK, una mixto de verduras salteadas con salsa de soja suave que destacaba por varias cosas: el sabor ahumado de la soja suave y el sésamo, el punto perfecto de las verduras, todas al dente y coloristas, casi como si vinieran del huerto directamente, la salsa que se quedaba para mojar con un arroz jazmín aromático y suelto que estaba perfecto.

También un excelente curry rojo con pollo, que según mi amiga estaba tan perfecto como los muchos que se ha tomado en Tailandia, país al que viaja con frecuencia, y que a mi me cautivó por el equilibrio de sabores y su toque picante que toleré perfectamente (soy muy floja para los picantes tipo chile y “aguantadora” para soportar el picante del wasabi o el jengibre)

El tercer plato estaba de un sabor delicioso pero no muy bien conseguido pues era un pernil de pato muy grueso con la textura un poco dura del ave, la salsa de cerveza era perfecta pero hubiéramos preferido el pato presentado en lonchas, o trozos más discretos.

rollitos-platano-helado-chocolate-restaurante-banna

De postre, la oferta escasa y poco apetitosa, así que coincidimos los 3 con el rollito de plátano y helado que estaba sabroso y bien conseguido.

En definitiva, el Banna es muy recomendable por la variedad de la oferta, la excelente relación calidad precio, la ubicación y la carta en la que además tienen algunas alternativas vegetarianas sabrosas y saludables.

 

{ 0 comentarios }

vino-moscatel-juan-gil-jumilla-comerconlila

En todos los restaurantes, bares, cafeterías o cafés hay siempre un balance diferente entre la cocina, el servicio, el ambiente, los precios, la oferta gastronómica y ese bouquet único es el que define la personalidad del lugar.

Con Estel de Gracia mi primera impresión fue de agradable comodidad, la sensación de que había llegado a un espacio en el que las veladas se alargan inevitablemente. Lo confirmé en mi primera comida allí. La atención y el servicio amable de Salva y Begoña consiguieron que me sintiera en casa, otro tanto hicieron los detalles decorativos sencillos y únicos que combinados con los techos altos, las luces cálidas y el mobiliario adecuado conseguían un efecto mejor que el que ves en las fotos del lugar.

También me gustó la gente que estaba en sus mesas, había dos señoras por los 50 con un aire bohemio, como las que verías en una galería de arte contemporáneo, un trío de señores también de más de 40, dos parejas de jóvenes de menos de 30, un par de amigos, un grupo de tres, dos chicas y un chico que parecían venir de trabajar juntos… En fin, un espacio en el que todos estábamos en el lugar adecuado y en el momento justo.

Probamos varias tapas y en cada platito a compartir descubrimos esa vocación amable de un local que está pensado para pasarlo bien y sentirse bien acogido con una comida cercana y sin florituras. El vino recomendado por Salva fue un Juan Gil: Moscatel seco (Jumilla) que me gusto bastante! intenso aroma afrutado pero nada dulzón. Acompañaba muy bien todos los platos que pedimos.

Unas inmejorables croquetas de ceps y foie que tenían la textura, el sabor y el tamaño perfectos… un bocadito de tierra que nos hace pensar en bosques y días frente al fuego; y otras de chipirones oscuras con el sabor denso del molusco pero ligeras y etéreas como una buena croqueta. Bien freídas, sin excesos de aceite.

Tapita de baguete tostado con aguacate (como un guacamole) levemente picante con rucula, bien para abrir!

Ensalada con queso de cabra pasado por la plancha y una cama de cebolla confitada con manzanas que estaba para mi gusto demasiado dulce, pero con los productos que la componían de magnifica calidad, la lechuga como si la acabaran de recoger del huerto; También un montadito de magret de pato con la carne jugosa y el sabor intenso del ave.

huevosfritos-salsatrufa-patatas-parmesano-esteldegracia

Huevos fritos con salsa de trufa y patas cortadas como unas bravas, con el azúcar de las mismas dorado, casi caramelizadas, muy sabrosas; también una ración de Calamares a la andaluza, con el rebozado perfecto como en Cádiz!

calamares-andaluza-esteldegracia-comerconlila

Cuando ya estábamos más que satisfechos nos llegó un platito con dos tipos de quesoe exquisito Tete de moine, esa flor que consigue una textura inigualable y unas lascas de Manchego maduro. Delicioso.

Para cerrar un intenso coulant de chocolate con helado de mandarina que es para irse de espaldas. Infaltable.

coulant-chocolate-helado-mandarina-esteldegracia

Estel de Gracia es sin duda un refugio agradable en el corazón de uno de los barrios más interesantes de la ciudad.

FICHA:

Ciudad: Barcelona.
Dirección:C/ Francisco Giner, 23, 08012
Teléfono: 93 368 44 29
Precio medio: 25€ por cabeza (sin vino)

{ 0 comentarios }

RESTAURANTE KIBUKA

julio 25, 2008

Restaurante Kibuka. Ciudad: Barcelona. Dirección: C/ Verdi, 64 Tel. 93 415 92 17. Cocina: Japonesa. Cierra: Sólo domingos noche. Primera impresión: está siempre a tope y con razón: una relación calidad precio inmejorable, buena cocina y ambiente cosmopolita en uno de los barrios con más solera de la ciudad. Viernes, Calle Verdi, 10 de la […]

Sigue leyendo →