RESTAURANTE FOLLIA

por Lila Ortega on Marzo 17, 2010 · 2 comentarios

folliacomerconlila

Ciudad: Barcelona
Dirección: C/ Creu de Muntaner, 17 (San Joan Despí, Barcelona)
Teléfono: 93 477 10 50.

Decido escaparme, hacer un break en días de estrés  y me marcho a Sant Joan Despí a comer en un día de trabajo endiablado. Mis amigas se rien, es muy lejos dicen… Les prometo que vendremos prontito.

Quedamos en Francesc Maciá para ir en un solo coche y en 18 minutos llegamos a nuestro destino. Una masia preciosa, con suelos de pizarra, de madera, de suelos hidráulicos antiguos y divinamente conservados con los que componían un tapíz magico como en las tierras de Alí Babá.

La masía, ubicada en una calle de edificios novísimos y amplias avenidas, era como descubrir un guijarro redondito y suave en medio de la arena. Al entrar me encontré con un especiero grande de frascos de cristal en un armazón de hierro oxidado que parecía flotar y traía promesas de aromas y sabores especiales y únicos.

Al entrar al comedor en la planta baja me encontré con una vista magnífica. Un jardín, huerto, que parecía un rincón de la provenza con plantas de lavanda, naranjos y mandarinos, viñas…

Era un día casi primaveral después de tanto frío y me sentí relajada y felíz… Necesitaba desconectar y lo conseguí a pocos minutos de Barcelona. El comedor tenía unas mesas increíbles diseñadas especialmente por el propietario y chef de Follia (Jo Baixas). Una roca firme, como un totem, sostenía un sobre redondo de madera que estaba como flotando en el aire. Realmente es un diseño que apunta a la comodidad más absoluta pues no hay patas por ninguna parte y la sensación de algo etéreo, que flota le añade encanto…  las mesas a gran distancia las unas de las otras contribuyen al efecto de estar tu sólo, con tus acompañantes en un espacio reservado absolutamente para ti. Un espacio en el que se ha pensado en el más mínimo detalle para garantizar que tu experiencia sea memorable.

La carta también tiene el encanto de la Follia… (follia significa locura en catalán) platos con ingredientes, a primera vista antagónicos que sorprendentemente encajan como la bella y la bestia…

Pedimos un par de opciones interesantes: degustación de tres primeros, por 14.50€ y de 4 primeros de 18.50 € es decir probé 7 primeros!!! y cada una pidió su segundo.

No quiero alargarme demasiado, pero entre los manjares, que fueron muchos y muy gratos tomamos de aperitivos un chupito de piña colada con piña caramelizada y pan de jengibre en una tajadita recubierta de sésamo negro… Buen comienzo! y  tartar de gambas con helado de jengibre que fue sorpresivo porque el helado era muy intenso y picante pero no eliminaba los tenues notas de la gamba cruda y su textura sedosa.

De primeros:

Langostinos con borraja, apio y coco que estaban en su punto de cocción, de sal, de aromas… ninguna de las materias primas perdía su personalidad en un plato dulce y aromático.

Crema de foie con caipiriña…  que es suntuosa como una dama bella, que entra  en un recinto arrastrando una estola de mink y que se lleva todas las miradas a su paso.

Y entonces llegó uno de los platos que más me gustó de toda la velada: una Sopa de cebolla deconstruída porque no era sopa, tenía crema de huevo con un sabor intenso a campo;  mozarella fresca y  estirante, con pan frito y cebolla confitada, un plato magistral que da categoría de condesa a la sopita más humilde y más sabrosa del mundo.

Después un platito de bacalao ahumado con calabacín, germinado de ajos y olivada que resultó refrescante y un soplo de aire fresco después de la cebolla… y otro de mis favoritos, una vieira gorda y jugosa con un consomé de ajos y guisantes verdísimos que parecían recién recogidos del jardín.

De segundo yo comí lomitos de lenguado con ruibarbo, espuma de almendras y cuscus de coliflor, fue un plato interesante pero no tan especial y llamativo como sus antecesores, pues el lenguado que se luce por su textura levísima, al estar servido en un rollito perdía parte de su encanto. El cuscus de coliflor, en cambio, me regaló una textura nueva y facilmente incorporable a mi dieta diaria. Delicioso. De mis amigas probé el bacalao con sobrasada y cabello de angel, preparado a 40º en una elaboración magistral.

Para terminar exquisito mascarpone con granizado de mandarinas que fue impresionante pues el contraste de la densidad del queso con la frescura del hielo eran sobrecogedoras…

Salí encantada y agradecí mi escapada que se prolongó más tiempo del debido por ese jardín cautivador y una comida deliciosa acompañada de un vino atractivo que no conocia: Taleia 2008, Costers del Segre. (os linko a una critica deliciosa) Con una acidéz perfecta para mi paladar festivo y danzarin! Éste vino no tiene crianza pero se almacena en unos cofres de piedra que, supongo, le dan ese toque mineral que sentí como si fueran cosquillitas…

Ir al Follía no es una locura…  Pero este sitio lindo estimula tu locura, tu vena naturista y hedonista… No te lo puedes perder!

follia-comerconlila2

Ya se donde será mi próxima cena romántica….

{ 2 comentarios… léelos a continuación o añadir uno }

Akane Marzo 18, 2010 a las 2:28 pm

Todo suena impresionantemente delicioso. Sabores bien combinados y originales, se me hace la boca agua con tus descripciones al imaginarme todo.

Me lo apunto por si surge la ocasión en una futura visita a Barcelona.

Arantxi Marzo 27, 2010 a las 6:18 pm

Lila, lo tengo a lado de casa y todavía no he ido, qué pecado!

Saludos

(Fui al Mosquito que lo vi en tu blog y me ha encantado! entiendo que esté entre tus favoritos!)

Escribir un Comentario

Post anterior:

Post siguiente: