MENÚ BOMBAY SAPPHIRE EN SPEAKEASY

por Lila Ortega on mayo 22, 2009 · 3 comentarios

mesa-bombay-sapphire-comerconlila
Ciudad: Barcelona
Dirección: c/ Aribau, 162-166
Tfno.: 93 217 50 72

Volver a uno de mis restaurantes favoritos a participar de un evento especial diseñado por paladares y narices objetivamente privilegiados, para mimar nuestros sentidos es todo lo que mi alma garosa, podría desear. Llegué a comer mi menú especial Bombay Sapphire muerta del hambre para disfrutar al máximo de la exquisita invitación. Llegar a la sala del Dry Martini siempre me anima un poco, así que al llegar, después de atravezar el pasillito estrecho que nos lleva al secreto rincón del Speakeasy, me senté en al amplio sofá de piel marrón sintiéndome en la gloria. La mesa de Bombay Sapphire estaba señalizada con una arreglo interesante: un florero de cristal dentro del que resaltaba, luminosa, una botella pequeña de la exquisita ginebra. La carta con el azul profundo del licor, ofrecía nada menos que diez platos cada uno realizado con uno de los 10 componentes aromáticos que dan a este licor esa mezcla compleja y sutil de aromas y matices…

De los 10 ingredientes de la ginebra comenzamos con la PIEL DE LIMON, con un aperitivo ligero que era un granizado de melón con nube de citricos en un chupito con espuma atérea y ácida y el matíz suave del melón helado, que cortado en tiras pequeñísimas aportaba la textura de granizado sin tener que apelar al hielo picado. Suave y refrescante.
El segundo ingrediente es el CORIANDRO (cilantro) que participa en un aperitivo bastante normalito: una tosta delgadísima de pan dulce cubierta con una crema de queso fresco y coronado con una flor pequeña de salmón ahumado en un excelente punto de sal. El cilantro no aportaba demasiado, pues su presencia sólo se intuía… Pero claro yo estoy acostumbrada a su exhuberante presencia en la cocina latinoamericana y del sudeste asiático (una de mis favoritas) que lo usan a porrón…
El tercer ingrediente de Bombay Sapphire, que probamos en un plato fue el REGALIZ: como acompañante sutil de una brocheta (era un palito de regalíz) de pato y sal maldon que estaba exquisita, era un bocado de pato contundente, jugoso, firme que adquirió los aromas del regaliz sin impregnarse de su amargura.

cangrejo-real-comerconlila

Para el cuarto ingrediente pasamos a los primeros que fueron de antología, sobre todo el primero: Cangrejo Real con MENJAR BLANC (Almendras) y aguacate: una sopita de almendras, que bañaba una ración muy abundante y exquisita del exquisito y lujoso marisco con capas delgadísmas de aguacate en una combinación más que bien avenida, como si los aspectos sutiles de cada uno de los ingredientes (almendra, aguacate y cangrejo) se potenciaran entre si… También un poco de pimienta ligera y buen aceite de oliva componiendo un paisaje armónico de texturas, aromas, brillos especiales, como aquellos rayos de sol que salen inmediatamente después de la lluvia en primavera.

Seguimos, con BAYAS DE CUBELA (Pimienta) que acariciaban un capelletti de queso brie y peras, un pañuelo delgado de pasta fresquísima relleno de queso suave y peras y un rastro de caramelo tostado que contrastaba con la especia de una forma magistral: el dulzor tierno y joven de la fruta, la antiguedad del queso, la serenidad de la pasta y la leve picardía de la pimienta hicieron de este plato una experiencia irrepetible en la que cada nota te llevaba a lugares totalmente novedosos y a la vez cada cosa permanecia en abrazo con sus acompañantes….

El sexto plato/ingrediente: foie a la plancha con mango, chocolate y RAIZ DE IRIS (Raíz de orris) es una raíz de iris blanco que tiene un aroma leve a violetas… y que era uno de los componentes estrella de este plato que me pareció demasiado denso pues el foie y el chocolate son grasos y el mango a la plancha perdía un poco de su frescura con el calor… La raíz me recordó a la nuez moscada en su textura y su leve perfume me sorprendió agradablemente. Intenté buscar su aroma en la ginebra y descubrí que era la que aportaba ese sutil aroma floral del licor.

Continuamos con otro, si! ingrediente muy bien combinado: el ENEBRO, esas bayas que son ingrediente principal de la ginebra y que tienen ese sabor amargo, fuerte, intenso tan característico en los gin tonics… Que acompasaba con un bacalao confitado al pil-pil con caldo de setas al enebro: las lascas brillantes del pescado descansaban en un caldo de setas con aromas a tierra mojada, hierbas, cesped y mar, una mezcla tan intensa y apasionada que me mueve sensaciones agudas… Como un primer amor apasionado que no necesariamente fue feliz.

Por último Solomillo argentino (tiernísimo y jugoso) con infusión de GRANOS DEL PARAÍSO (pimienta de guinea o malagueta) acompañado de verduritas al dente (tirabeques, maiz mini, mini calabacines, judias kenia… todo al dente y super crujiente de colores llamativos y tan vivos como un cuadro impresionista. La especia equilibrada y suave acompañaba perfectamente una carne exquisita, aunque a estas alturas yo ya estaba bastante llena.

De postres: Raíz de ANGELICA: una hierba que sabe a flores salvajes con un borracho con maracuya en un bocadito de bizcocho firme que tenía un sabor amargo, muy intenso. Que al morder derramaba todo sus jugos apasionados, perfumados.

Por último una crema catalana con extracto de CASIA: un ingrediente que se conoce como hierba aromática y especia y que se llama también canela china, menos aromática que la canela que conocemos y un poco más picante. Este postre fue realmente un cierre con broche de oro. Tenía crumble, gelatinas de cítricos cortada en trocitos pequeños, la espuma de crema catalana y helado, que aportaba contrastes diferentes en cada parte de la boca y que resultó fresco y delicado para terminar una comida opípara que resultó inolvidable.

Por último, tomamos cada uno un gin tonic preparado con Bombay Sapphire, por supuesto. Yo el Blue sky con Carambola, esta fruta oriental de sabor citrico y denso a la vez y que potenciaba fuertemente los amargos de la ginebra y mi acompañante un Jim Let fox trot un dry tonic con granizado de lima que nos llevo hasta el cielo…

Un placer completo de cena y copas por 75 euros + IVA. Memorable.

{ 2 comentarios… léelos a continuación o añadir uno }

Marta mayo 23, 2009 a las 7:40 am

Me has dejado hipnotizada leyéndote…me ha encantado esa cena. Soy fan de la ginebra y siempre tomo la bombay saphire así que no tengo dudas de que lo habría disfrutado mucho.
Una crónica genial!
Saludos

Marta mayo 23, 2009 a las 7:41 am

Me has dejado hipnotizada leyéndote…me ha encantado esa cena. Soy fan de la ginebra y siempre tomo la bombay saphire así que no tengo dudas de que lo habría disfrutado mucho.
Una crónica genial!
Saludos.

Escribir un Comentario

{ 1 trackback }

Post anterior:

Post siguiente: