RESTAURANTE FONDA GAIG

por Lila Ortega on octubre 24, 2008 · 18 comentarios

Ciudad: Barcelona.
Dirección: Córsega 200.
Horario: Cerrado domingo noche y lunes todo el día.
Precio: 30-40 euros aprox.
Fumadores: Zona habilitada.
Teléfono: 93 453 20 20.

Tengo un amigo sibarita que no tiene la suerte de vivir en Barcelona. Cuando viene a visitarme, me dedico a presentarle los mejores restaurantes y apuestas gastronómicas de los últimos tiempos. Como era inevitable, una de las primeras elecciones fue la Fonda Gaig. Al llegar al local, con sus amplias cristaleras y esa decoración cálida y serena, su cara se iluminó y supe que con él había acertado.
Mesas amplias, sillas abullonadas y cómodas, colores equilibrados y lámparas bajas hacían del espacio un lugar destinado a largas estancias, muy en la línea de su militancia activa en el movimiento de ecología humana Slow Food, que da la importancia que merece al placer vinculado con la cocina, promueve la gastronomía local y respeta el ciclo estacional de las materias primas. Aparte de los discursos, me sentí a gusto, y mi amigo también. A nuestro lado un señor por los cincuenta hablaba, con la vehemencia de los padres, a la que parecía ser su hija. Más allá, algunas mesas de hombres de negocios adornados, como pavos, con corbatas de seda y trajes carísimos. También mujeres que parecían protagonistas de anuncio de champú. Sin embargo, la elegancia de los comensales y la atención profesional de la mairtre, no resultaron envarados. La carta, con platos catalanes caseros y apetitosos, nos puso difícil la elección. Mi amigo pidió dos primeros agotado por su viaje transoceánico. No se arrepintió ni un pelo: canelones de la abuela, que al llegar a la mesa despidieron ese aroma sencillo y familiar de los fogones de la infancia. La bechamel sublime, con ese olor delicado de los bebés recién nacidos y un relleno de carne sabrosa y compacta con rastros aromáticos sutiles. Yo, pedí pulpo con milhojas de patata y judías de Santa Pau, una preparación irreprochable que resaltaba las texturas únicas de cada ingrediente. Cada trozo de pulpo, de buen tamaño, con la patata y las judías, colonizaba la boca y el alma. Os lo juro. De segundo pedí guiso de pato con peras, que estaba bien a pesar de que el muslo del ave estaba escuálido, con la poquísima carne adherida al hueso. La salsa bien preparada y en la que sospechamos horas de cocción y de trabajo, ayudó a minimizar mi desaliento. La recogí toda con el hogareño pan de la casa. Con las verduras a la brasa en papillote que tomó mi amigo, reconocí a la vil envidia. Guisantes tiernísimos, judías verdes de un color alucinante, calabacín, zanahorias y patata que no estaban al dente como esperaba, sino mas bien blandas, contradiciendo la nueva racha de servirnos las verduras casi crudas. El plato conservaba un sabor a tierra y a leña inmejorable y la salsa romesco que lo acompañaba estaba cremosa y aguda, como un estilete que penetraba directo en tu centro del placer. De postre: helado de vainilla. Sin más. La cuenta, 32€ por cabeza, sin vino… Comer en un local de chef estrellado por este precio, es toda una lotería. Volveré a por los guisos de cuchara y por los famosos macarrones.

{ 18 comentarios… léelos a continuación o añadir uno }

canela octubre 24, 2008 a las 6:11 pm

Gracias, Lila, tenía este restaurante en mi lista de pendientes y no me acababa de decidir, ahora ya sé, gracias a tu comentario, que puedo ir tranquila. ¡Y qué ganitas tengo! Petonets.

Lila Ortega octubre 24, 2008 a las 7:22 pm

bonita!! gracias por tu comentario! yo creo que te gustará… es tan casero, tan aromático!!!

Ivana octubre 24, 2008 a las 8:31 pm

Vaya crónica!!! Los canelones!!! El domingo que viene como los de mi madre, que ricos!!! Se me ha hecho la boca agua!!!
Feliz fin de semana!!

Alhuerto octubre 25, 2008 a las 10:47 am

Pues si que resulta asequible ese precio siendo un restaurante del reconocido chef Carles Gaig.

Habrá que hacerle un hueco en la agenda y en el estómago.

Un beso.

Ana octubre 26, 2008 a las 6:51 pm

Lila, hola, a ratitos vengo por aquí, no puedo abusar, mi brazo no me lo permite. Este restaurante es Can Gaig?, es lo mismo?, si es así es una maravilla. En uno de mis viajes a Barcelona cenamos allí y guardo muy buen recuerdo.
Un abrazo.
Ana

Lila Ortega octubre 27, 2008 a las 11:00 am

Gracias a todos por vuestros comentarios, que ilusión.
Anita, qué gusto verte por aqui.

Miguel noviembre 4, 2008 a las 11:11 pm

Hola, soy nuevo en esto de los blogs. Como soy un amante del buen comer, la comida es un placer para mi, he creado un blog donde yo pongo el restaurante y espero que la gente opine sobre él.
Quizás este tema ya está muy visto, pero mi intención es que yo pondré el restaurante unos dias antes de mi viaje, iré al restaurante, si me lo aconsejan, y a la vuelta opino.
Creo que es un buen sistema, para visitar ciudades con la tranquilidad de que vas a comer bien.
Por eso, Lila, me encanta tu blog, y se que cuando viaje a Barcelona, que no será muy tarde, podre comer o cenar de lujo en el ” Fonda Caig”.

1 abrazo a todos..

P.D: http://eligerestaurante.blogspot.com/

DAVID noviembre 19, 2008 a las 3:10 pm

Buenas a todos, he visitado Fonda Gaig varias veces. Me encanta la cocina tradicional que ha preparado Carles Gaig. Aconsejo los Macarrones, los Canalones, Los callos, El arroz de pichón, y así podría seguir. Todos en su justa medida de cantidad. Si os suena aquello de para chuparse los dedos huelgan más comentarios.
Tan sólo un pero…la carta de postres se queda pequeña.

Maite noviembre 26, 2008 a las 12:16 pm

Hola a todos!
No soy de escribir demasiado en los blogs, pero he leído este post y da la casualidad de que la semana pasada mi pareja me llevó a comer allí, y realmente es una maravilla!!! De primero pedimos los buñuelos de sesos con “ceps” (exquisitos cuando te los pones en la boca es como si explosionaran) y el pulpo con milhojas. Y de segundo, las albóndigas con sepia y el “braó de Xai” (muslo de cordero) que se deshacía. De postre helado de vainilla y el pecado de chocolate, todo exquisito!! Todo esto acompañado de un Viñas del Vero.
Nos sorprendió que el propio Carles Gaig nos vino a tomar nota y nos aconsejó en la elección de algunos de nuestros platos. La cuenta salió por 50€ por cabeza, creo que realmente vale la pena, la calidad se la merece. Volveremos seguro!!!

sunne enero 22, 2009 a las 11:41 pm

Mi mujer me ha mandado buscar un restaurante para el sábado y… se me ocurrió pasar por aquí. Creo que este le gustará, mañana se lo enseño.

miriam junio 14, 2009 a las 8:35 pm

Hola a todos!
siento deciros que mi experiencia no fue tan agradable como la vuestra. Ayer fui con mi pareja a la fonda gaig.
Tardaron mucho en servirnos. Pedimos un vino, no lo tenian, pedimos otro y se equivocaron, aunque nos cobraron el que habiamos pedido (más caro, claro). Pedimos verduras al papillote y saquitos de queso con canonigos. Las verduras estaban demasiado cocidas y estaban inundadas en aceite. Los saquitos de queso demasiado frios para mi gusto. De segundo rape a la catalana y tartar de buey. El rape bueno pero escaso (sólo 2 trozos) y tartar estaba bien.
De postre tarta taten…nunca falla! estaba muy rica.
Lo peor fue que pedimos unos mojitos.(habiamos estado en una boda recientemente cuyo catering fue elaborado por Carles Gaig y nos sirvieon unos mojitos con espumita…los mejores que habiamos probado nunca!) Le comentamos a la camarera si hacian los mojitos con espuma y nos dijo que no sabia, que en el otro restaurante si, pero alli no sabia…Al momento viene y nos dice que si. La cena nos habia decepcionado un poco pero nos quedaba el mojito!
En pocas palabras: el peor mojito que habiamos probado en la vida, si a aquella bebida se le puede llamar mojito. La lima inexistente, la menta fresca tambien (llevaba menta de esa seca que no sabe a nada), azucar escaso….en fin era ron con agua!
Y digo yo…si no tienen la seguridad de preparar un mojito en condiciones…¿porque se ofrecen a servirlo?
Todo ello por un poco más de 50€ por cabeza.
Creo que no le daremos otra oportunidad…

Lila Ortega junio 15, 2009 a las 4:48 pm

Lo siento Miriam! creo que a veces algunos restaurantes se duermen en los laureles confiando en que la firma del autor serán suficiente… yo tuve una magnífica experiencia pero fue ya hace meses de esta crónica… tendré que volver para ver si fue un problema de un solo día… a veces el jefe de cocina se va y deja a sus ayudantes… a veces lamentablemente el problema es mayor. cuando vaya os cuento eh?

enric badia noviembre 14, 2009 a las 5:23 pm

hoy hemos ido por primera vez a cimer y el precio y calidad ha sido muy aceptable. VOLVEREMOS.

Núria noviembre 18, 2009 a las 6:56 pm

Hola!
Yo estuve la semana pasada cenando en Fonda Gaig. Tengo que decir que la comida estaba muy rica, pedimos ensalada con atún en escabeche, ensalada con patata y pulpo, pato con peras, bacalao “a la llauna” y milhojas relleno de crema inglesa. Nos atedieron muuuy rápido, demasidado para mi gusto, porque ni siquiera nos dio tiempo de probar los aperitivos que nos dejaron en la mesa, simplemente vinieron y al minuto desaparecieron! La comida llegó antes que la bebida, cosa que me parece básica en el servicio de cualquier restaurante, y cenamos en menos de 3/4 de hora, vamos, que tenían ganas de irse. El local no está mal, desafortunadamente elegimos la zona de fumadores, no lo recomiendo porque no está acondicionada, es un espacio amplio pero huele demasiado a tabaco, encima nos tocó la mesa central y no es de lo mas íntimo, que digamos. En resumen; comida rica, cantidades bien, trato aceptable (si no tenemos en cuenta las prisas), local normal, el precio me parece caro por todo el conjunto (salió por 55 eur. por persona). No creo que volvamos.

Lila Ortega noviembre 18, 2009 a las 8:46 pm

Hola Nuria, gracias por tu comentario es clave para quienes hacemos recomendaciones de restaurantes estar al tanto de cómo os va… la verdad no te fué muy bien que digamos! espero repetir y actualizar la experiencia para ver cómo me va de nuevo no?
muchas gracias!

Miki enero 2, 2010 a las 11:51 am

Hola,

Recientemente he visitado por segunda vez la fonda. Resumiré mis opiniones para no hacer muy extenso el comentario.

Zona de fumadores, pequeña y no tan agradable como el resto del comedor. Te sientes un poco aislado.

Muchos platos sencillos, no tienen nada de especial. Creo que por el precio, el sitio, y el chef, deberían de ser exquisitos, pero no es así.

Los platos de pasta canelones, macarrones, y derivados son buenos, pero caros para ser simples platos de pasta. Y sin ir más lejos, mi suegra hace unos canelones mucho mejores.

Otros platos más elaborados, si que pueden estar más compensados en sabor y precio.

En general me sentí decepcionado. Tal vez no tuve suerte en la elección, pero en estos sitios todo debería de ser casi perfecto. No repetiremos.

Vero diciembre 5, 2010 a las 1:37 pm

Yo tuve mucho tiempo apuntado “Gargantua i Pantagruel” que era el restaurante que estaba antes que este.
Lo consideraré…

Besos

Andreu julio 18, 2011 a las 5:21 pm

Pues a mi me encató. Tanto el servicio como los platos excelentes. Sin duda un lugar para tener en cuenta si queremos disfrutar de la buena cocina.

Escribir un Comentario

Post anterior:

Post siguiente: