OLSEN

por Lila Ortega on julio 4, 2008 · 3 comentarios

Ciudad: Madrid.
Dirección: Prado, 15.
Tel. 91 429 36 59.
Cocina: Nórdica.
Días de cierre: Abre todos los días de 13:00 a 16:00 horas y de 20:00 a 00:00 horas (hasta las 00:30 horas los viernes y sábados) El Belvedere Winter Lounge permanece abierto todos los días hasta las 2:00 de la madrugada (hasta las 2:30 horas los viernes y sábados).
Precio medio: 35€.
Primera impresión: Cocina con mezclas arriesgadas y resultados excepcionales. Una buena alternativa para darse un viaje gastronómico de altos vuelos a buen precio. Ambiente muy agradable.

Me gustan los países nórdicos, y Olsen es un buen representante de la austeridad y la belleza serena de sus ciudades. Cuando llegué lo primero que me entusiasmó fue la decoración de líneas sencillas y funcionales con maderas de abedul en tonos claros, luces indirectas, cálidas y precisas y la embriagadora música que llenaba el local sin estridencias, como un buen perfume. En las mesas gente estilosa con sus copas en la mano, y una carta variada con pescados, ahumados, platos de caza, vegetales y una variedad inconcebible de vodkas (80) que preparan con frutas aromáticas, hierbas y otros ingredientes sorprendentes.

Para rematar, una sorpresa que hizo de mi noche todo un juego: menú escandinavo, con el que participas en el sorteo de viajes para dos a los países del norte (promoción que estará durante el mes de junio). Como mi amor por la zona es casi patológico, el precio era excelente y las promesas gastronómicas fantásticas, me lancé a la propuesta mientras mi imaginación iba adelantando una luna de miel por cuenta del Olsen… Muy cerca de nosotros, que ya a estas alturas estábamos en plan romántico, tres rubias guapas discutían sobre qué pedir, pues parece que no había más acuerdo que el de compartir todos los platos. Tenían razón, todo resultaba apetitoso… Nos pusimos en vena con un aperitivo ideal: vodka con té verde servido en vaso de hielo y una selección de bagels de comino, miel y patata, acompañados de dips de pepinillos y salmón. Espectaculares. Después, el primer plato: Carpaccio de atún rojo, remolacha, frambuesas, queso de oveja y Krein (una pasta de rábano picante muy sabrosa pero a la vez ligera). La verdad me sorprendió pues aunque no soy muy ortodoxa en cuestiones de cocina, me asustaba la cantidad de ingredientes temperamentales que acompañarían el atún de sabor delicado. No hubo fallo. Funcionaban armónicamente sin epatar los sentidos. Después de gozar del colorido plato, como un niño en una feria, llegó el Cangrejo Rojo Real con Blini de pumpernickel, apio nabo, manzana y setas. Si, asusta ¿Cómo arriesgarse mezclando el lujoso marisco de sabor purísimo con tantas sensaciones? Lo hicieron y consiguieron uno de los platos más ricos en texturas y sabores que he probado. Densidad y frescura, todo a la vez como en una danza ritual en la que espíritu y cuerpo son al fin uno solo. Como plato fuerte, una ración abundante de Skrei noruego, brillante, tierno y firme, con un crujiente con toques de cardamomo y pimienta, acompañado de etérea crema de patata. Hicimos silencio mientras saboreábamos lentamente, como en un rito. Para cerrar la abundante cena: cremoso de queso con ruibarbo fresco, cereales y sorbete de fresa y ruibarbo: de nuevo los contrastes cuidados como si fuéramos en un coche deportivo por una carretera de montaña conducidos por Fernando Alonso… Curvas bien tomadas, ascensos y descensos sin mareos. El precio, un paisaje con buenas vistas: 34€. Que no os falte la experiencia Olsen.

{ 3 comentarios… léelos a continuación o añadir uno }

Sonia julio 6, 2008 a las 11:13 pm

A partir del vodka con te verde, los ojos me han hecho chiribitas y ya he imaginado que estaba allí mismito. ¡Qué delicia! Tengo que probarlo, porque suena maravilloso. Por cierto me copio también el rosado del post anterior, y te dejo el nombre de otro que a mí me gusta y que acabo de descubrir por si quieres probarlo. Es un Ribera del Duero, rosado de 2007, de Viña Sastre. A mí me está acompañando este caluroso verano, y hasta ahora nos llevamos muy bien. Un beso. Sonia

GLORIAGJ enero 25, 2009 a las 9:28 pm

Hola Lila!
Acabo de descubrirte por mi madre que está super enganchadísima a los blogs de cocina y uno de los favoritos es el tuyo!

Hoy me ha mandado unos cuantos enlaces a tu blog y todos me han chiflado, sobretodo porque yo vivo en Madrid y mi madre me los manda muerta de la envidia por no poder ir a los sitios que recomiendas porque vive en Valladolid.

Acabo de pedir ahora mismo para cenar una deliciosa pizza que nos va a traer gourmet pizza gracias a mi madre, gracias a tí!

Era tan sólo para comentártelo porque sé que se agradece recibir comentarios de la gente que lee tu blog!

No me quiero extender mucho, pero ya para rematar! He de decir que yo fui a OLSEN en Navidad de cena de empresa y nos encantó a todos! Nos cerraron la parte de abajo para nosotros, fue tipo cocktáil con originales, deliciosos y contundentes canapés que paseaban entre nosotros continuamente, nos servian todas las bebidas que quisiéramos incluidas (el vino blanco que nos pusieron estaba delicioso) y 2 copas. El precio pudo ser algo elevado, 55€, pero teniendo en cuenta la calidad, cantidad y servicio, mereció la pena! YO TAMBIÉN RECOMIENDO OLSEN. 😉

Lila Ortega enero 26, 2009 a las 2:19 pm

Querida Gloria! Y tanto que se agradece!!! y más si te extiendes un poquito pues con cada palabra tuya me sentía mas satisfecha. El encontrar opiniones sobre los restaurantes que recomiendo me ayuda muchísimo y claro las palabras de afecto pues también jajaja no puedo decir otra cosa… lo mejor es que creo que no es el ego lo que se siente más renovado y agradecido, sino el corazón…
Gracias!

Escribir un Comentario

Post anterior:

Post siguiente: