boletus

yango-urbanfood-carles-abellan-comerconlila

Hoy estuve en una fiesta mañanera. Una cita para la presentación de Yango: Urban food. Un localito minúsculo en el mercado de la Boquería en el que se preparan longanizas viajeras, esto es adaptaciones internacionales de nuestra amadísima longaniza. Pero hay más y es ese espíritu cosmopolita que habita muchos de los platos de Carles Abellan: Riesgo, creatividad y una buena dosis de espíritu rockero que consiguen que este minúsculo localito en los pórticos del mercat más emblemático de Barcelona, se tome el protagonismo sin pisotear a nadie.

Porque  Yango es como ésta escena de pulp fiction y te invita a dejarte llevar y a bailar con su música magníficamente escogida y sus sabores intensos y rompedores.

butifarras-yango-carles-abellan-comerconlila

Probé 5 versiones (mitades por supuesto) de estos bocatas de longaniza viajera. Mi favorita la PERÚ con sus toques bastante picantes, cebolla roja, lima, cilantro, ají amarillo y salsa Huancaina (una salsa que se prepara con ají amarillo, leche y queso) que no es tan potente como podría parecer y que armonizaba perfecto con la carne del cerdo de la longaniza. Fue una experiencia deliciosa que me obligó a dar varios tragos largos a mi cerveza, pero sin causar molestia. No es un picante que inflama los labios sino que juguetea con tus papilas.

La segunda en mi ranking de preferencias fue la Longaniza Barcelona, que tenía una escalivada suave, y se acompañaba de algunas bien dispuestas hojas de menta y cebolla crujiente… La menta es un puntazo inesperado y magnífico. Como una lluvia fresca de verano.

Después vino la Corea: cebolla y col fermentada con sabores avinagrados y encurtidos pero suaves, el toque de cilantro nuevamente daba frescura y sorpresas a una carne con una buena dosis de pimienta y buen cerdo.  De antología.

Después la catalana, con unas setas magnificas de textura perfecta y aroma de trufa, era como una joven bien puesta que se desmelena en una fiesta, y por último la más normalita de las tres pero igualmente buena, la New York, con cebolla crujiente, ketchup y mostaza con ese sabor internacional de las esquinas de la gran manzana.

Me faltaron México y Japón, pero el cuerpo ya no atendía a mi espíritu goloso. Tendré que volver…  ¡Mañana mismo si es posible!

Además en su carta cuatro tipos de ensaladas que prometen y bebidas refrescantes además de la cerveza, conseguirán que comas con los dedos pero como un rey.

 FICHA:

Ciudad: Barcelona.
Dirección: Portics Boqueria; Local 4-5
Cantonada Les Cabres.
Precio Medio: Entre 8€ y 12€ con bebida (sin vino)

{ 5 comentarios }

Setas en el Restaurante Loidi

por Lila Ortega on Octubre 17, 2014 · 0 comentarios

Huevo de caserío a baja temperatura sobre nido de patatas paja y crema de “Ou de Reig” -loidi-restaurante-bcn-comerconlila

Estoy salivando. El Loidi me encanta y su propuesta de otoño también!

Martín Berasategui y Jordi Asensio han creado La Setmana dels bolets, en las que probaremos un menú degustación perfecto para los micófagos como yo.

Magret-de-pato-arroz-meloso-boletus-restaurante-loisi-bcn-comerconlila

Os lo canto:

 Menú Micológico
(Del 20 al 26 de octubre)

Níscalos de botón al ajo y perejil
*****
Huevo de caserío a baja temperatura sobre nido de patatas
paja y crema de “Ou de Reig”
*****

Rape con ragout de rebozuelos y espuma de trompetas
de la muerte
*****
Magret de pato asado reposado en arroz meloso de boletus
y crujiente de parmesano
*****
El bosque

Precio por persona:
36
(IVA incluido)
Bebidas no incluidas

Precio con Maridaje:
52 €
(IVA incluido)

 

postre-chocolate-restaurante-loidi-bcn-comerconlila

No me lo pierdo.

{ 0 comentarios }

RESTAURANTE DÓMINE

por Lila Ortega on Septiembre 5, 2008 · 6 comentarios

Ciudad: Madrid.
Dirección: Conde Duque, 13.
Teléfono: 915477176.
Cocina: Mediterránea con toques creativos.
Días de cierre: Nunca.

Al llegar al restaurante, temí que el ruido de la barra (del wine bar) y la televisión retrasmitiendo un partido de fútbol, serían la banda sonora de mi noche especial en este localito de la calle Conde Duque. Afortunadamente erré y me encontré en un salon sencillo y primoroso con lámparas de araña, muros gris pizarra y vistas hacia la calle arbolada, en donde no había ruido.

[sigue leyendo…]

{ 6 comentarios }