Sagàs: Pagesos, cuiners & co

por Lila Ortega on agosto 26, 2014 · 6 comentarios

sagas-restaurante-barcelona-comerconlila-sala

Hay bocadillos y bocadillos… Y los que como en Sagàs se convierten en “otra cosa”. Platos de alta calidad gastronómica acompañados del pan que mejor les sienta. Platos que dejan de ser comida rápida para convertirse en un guiño a la comodidad pero con altos estándares gastronómicos.

sagas-restaurante-barcelona-comerconlila-barra

Sagàs es como un matrimonio muy bien avenido entre la cocina rápida y el slow food. Un romance imprescindible entre payeses y cocineros.

La sala con una decoración agradable y luminosa es una invitación al placer de comer, los preciosos cuadros de payeses faenando y los productos de la tierra nos dan clara cuenta de lo que podremos encontrar allí: Productos de máxima calidad, bien elegidos y de proximidad.

sagàs-bocadillo-bogavante-estilo-maine-comerconlila

En mi visita elegí el bocadillo de bogavante al estilo de Maine. No podría ser más delicado y sabroso, los trozos de bogavante a la plancha aun calientes cuando llegaron a la mesa, muy tiernos y en su punto de cocción (habría agradecido y aplaudido un poco más del crustáceo). El bollo casi etéreo, discreto y perfecto para acoger su contenido. La mayonesa con toques muy ligeros de cítrico, casi imperceptibles y el aroma denso del jugo del bogavante que acompañaba la salsa. Fueron 5 bocados… pero qué bocados. Un encuentro suave como hecho de suspiros, un platillo delicioso que evocaba el encaje de un traje de novia.

sagàs-restaurante-barcelona-bocadillo-BànhMí-comerconlila

Mi acompañante tomó el bocadillo Vietnam: Bánh Mì con Porchetta (cochinillo asado) con nabos, zanahoria, jengibre, cilantro, pasta de cacahuete y salsa Sriracha, estaba muy aromático e intenso, mezcladas la densidad de la porchetta y la frescura de las hierbas y el jengibre. Una sinfonía festiva, como de marcha triunfal. Es bastante picante por lo que si eres sensible, debes pedir que le pongan menos salsa.

Las patatas bravas que pedimos como acompañamiento, son perfectas.

El Postre no fue su famoso Helado de chocolate con sal porque necesitábamos algo fresco después del picante: así que compartimos un helado de vainilla cremoso y con cuerpo.

El restaurante Sagàs es el templo del bocadillos gourmet. Y aunque es un poco caro más que por la relación calidad precio por la relación CANTIDAD precio, vale la pena darse el homenaje.

Ficha:

Ciudad: Barcelona.
Dirección: Pla de Palau, 13
Telèfono: 93 310 24 34.
Precio medio: 26€ por persona (sin vino)

{ 6 comentarios… léelos a continuación o añadir uno }

ivana agosto 26, 2014 a las 11:06 am

Siempre hablas de sitios super interesantes, además está en una zona que nos encanta! iremos seguro, ese cochinillo me dice cómeme!!!
besotes

David (@Losabesrest) agosto 27, 2014 a las 11:17 am

Hola Lila, coincido plenamente con tus observaciones acerca de este local, yo no lo hubiera podido explicar mejor.
Un saludo.

Lila Ortega agosto 27, 2014 a las 12:48 pm

Gracias Ivana! me encanta tu comentario. Seguro que os encantará.

Lila Ortega agosto 27, 2014 a las 12:49 pm

Hola David, muchas gracias por tu comentario! voy directa a tu blog.

Raquel octubre 7, 2014 a las 4:58 pm

Ahhhhh, Lila me ha encantado tu post y recomendación! Qué forma más linda de recomendarnos Sagàs. Estos dos sugerentes bocatas que nombras tienen que estar deliciosos, el que evoca al detalle del traje de novia debe compartir con éste que marca un antes y un después “el día del bocado” jejeje…. La próxima vez que visite la ciudad, parada obligada en este rinconcito. :)

Rosamary octubre 10, 2014 a las 1:11 pm

¡Otro a la lista de pendientes!, que no se acaba nunca… Esos bocadillos tienen que estar impresionantes. Si David no ha puesto ninguna objeción al comentario sobre las patatas bravas, es que son buenas. Cuando te pasees por su blog descubrirás que es un fanático (también conocidos como expertos) de las bravas :-) Un abrazo a los dos

Escribir un Comentario

Post anterior:

Post siguiente: