CENA NAVIDEÑA DE LUJO CON SOLO HORNEAR Y SERVIR

por Lila Ortega on noviembre 16, 2010 · 5 comentarios

caponcascajares-comerconlila

Este año se me adelantaron los reyes en forma de un espléndido Capón Cascajares relleno de foie, orejones, albaricoques y piñones. El regalo llegó a mi casa un sábado por la mañana y el fin de semana siguiente, éste, había organizado una comida con 6 amigos para probar la comida navideña más temprana y sencilla del año.

Lo primero que me sorprendió al recibir el Capón fue el bien cuidado empaquetado del producto que garantiza que la cadena de frio no se rompa ni por un instante: una neverita de porexpan, que salvaguarda la caja con el ave y la salsa, que vienen sobre una bolsa de liquido refrigerado, que estaba absolutamente intacto cuando el añorado Capón llegó a su destino. La segunda cosa que me encantó es que no tenia que darle horas de horno. Con sólo treinta minutos a 180 grados tendría mi comida de navidades en perfectas condiciones, ahora tenía por delante la tarea más gratificante de todas: probar si el resultado era bueno, si el sabor del capón era natural, como recién preparado en casa. Invitar amigos a esta degustación era de poco riesgo porque ya conozco los productos Cascajares, pero de todas formas no tenía ni idea que fuera a ser tan sencillo lucirme.

Abrir la bolsa al vacío que contenia el ave fue lo más complicado para mi jajaja, pues soy poco previsiva y no tenia la lata del horno cerca para depositar la gelatina que recubría la carne, sólo la tabla en la que cortaría rodajas de un centimetro de grosor del pollo deshuesado. Solventado el pequeño incidente, me encontré con una carne tierna y fácil de cortar, confieso que esta labor la delegué en mi compañero que es más “preciso” que yo para estas labores, pero no habría sido necesario. El relleno compacto no se desperdigaba en la bandeja como yo habia temido.

Recolectada la gelatina y la grasa del capón, lo metí todo en el horno a 180 grados con algunas cucharadas soperas de la salsa agridulce de albaricoques que lo acompaña (viene un litro de salsa, pero yo utilice poco más de la mitad). La receta de la caja recomendaba poner unas manzanas reinetas en rodajas en la lata del horno o al microondas, como acompañamiento, pero como la salsa era ya dulce opté por un acompañamiento menos frutal: Escalonias (chalotas) peladas y partidas en mitades y dientes de ajo con su piel. Aparte: patatas al vapor, para mojar con la salsa.

A los 20′ de horno la casa comenzó a oler a hogar, a navidades, a momentos de encuentro con amigos. Delicioso. La prueba era difícil. Mi amigo Heri no deja títere con cabeza, nunca…  y para evitar decepciones le preparé una crema de champiñones (que se quedó en la nevera). Las alabanzas y las repeticiones no cesaron.

Todos, incluso los más frugales repitieron. Yo que pensaba en un lunes exquisito con sobras del día anterior como en los días de infancia, me vi raspando la bandeja para dar de comer a todos los comensales su segunda ración. El plato nos sorprendió a todos por su ligereza y a mi me fascinó el equilibrio de la salsa que no es tan dulce como me temía (muchas salsas agridulces, sobre todo las que consigues preparadas de antemano, pecan por irse demasiado al punto azucarado que me cuesta muchisimo digerir). El relleno no era graso, sino compacto y firme, casi magro con toques sutiles de foie y frutas. Exquisito. Todos me preguntaron como adquirir el Capón Cascajares y cuanto les costaría. No se lo podian creer: 99 euros (IVA incluído)  y te lo envian a la casa, sin coste, si lo pides por internet a la casa: http://www.cascajares.com/tienda_online.php también lo consigues en El Club del Gourmet del Corte Inglés y/ o en las mejores tiendas gourmet de España.

Me advirtieron una cosa: para las fiestas hay una producción limitada de capones por esto es mejor reservarlo con tiempo pues siempre se agotan semanas antes de la noche buena y como puede conservarse en la nevera durante 45 días, yo lo reservaré con tiempo.

Yo os doy mi palabra de que no os decepcionará, Es una magnifica idea para una cena navideña como las de las películas de cine.

Ah! además este plato es apto para celíacos pues no tiene gluten y es una ventaja enorme para arreglarle las fiestas a quienes padecen de esta enfermedad.

{ 5 comentarios… léelos a continuación o añadir uno }

Ivana noviembre 16, 2010 a las 11:15 am

oohh!!! me ruge el estomago, yo lo compre para las navidades pasadas y mis tios no se creian que era comprado! es una delicia y va perfecto para estas fiestas!
besitos

gloriagj noviembre 16, 2010 a las 1:16 pm

Lila!! que bonito post!
Verdad que es un manjar?
Sabes? Tengo nuevos restaurantes de Madrid para darte y que los pruebes cuando puedaaaasss!!
Y otra cosilla, sabes que mi chico es ya casi el Embajador numero uno del Restaurante New York Burguer??? Hace días llevamos a un amigo suyo que está en Sudán trabajando para la ONU y tuvimos que repetir sólo dos días más tarde porque se tenía que volver a Sudán y no quería irse sin repetir la hamburguesa!! JAJA!

Besos y Feliz Navidad adelantada!

Gloria noviembre 16, 2010 a las 2:12 pm

Que rica eres!!!
mil besos.

luisa noviembre 24, 2010 a las 11:47 am

me habia perdido esta receta, y se ve super rica. Bss.

Silviacas noviembre 26, 2010 a las 9:03 pm

Miniña bonita, yo he venido para saber donde encargar ese delicioso capón con que nos obsequiaste.
Un besazo!

Escribir un Comentario

Post anterior:

Post siguiente: