RESTAURANTE HISOP

por Lila Ortega on julio 24, 2009 · 7 comentarios

restaurante-hisop-comerconlila

Ciudad: Barcelona.
Dirección: Pasaje Marimón, 9.
Telefono: 93 241 32 33.
Precio medio: 33€ (de Menú Ápat) sin el vino.

En días pasados celebramos un encuentro especial varias amantes de la cocina y de la buena mesa… Para tan apetitoso propósito el lugar del encuentro tenía que ser único y entrañable, pero sobre todo capaz de satisfacer nuestros más que evidentes apetitos. Garbancita, experta cocinera y sensible e inteligente paladar, nos propuso el Restaurante Hisop. Acertó como una flecha disparada por Guillermo Tell.
Su crónica del encuentro es apetitosa y muy completa. Allí os remito.
Al llegar nos destinaron la mesa del fondo del local que con sus altos muros, la geometría del espacio y la sencillez en la decoración, sigue la máxima del “menos es más” a rajatabla.
Aunque bonito, durante los primeros momentos me pareció un poco frío incluso con estos calores de mediados de julio y me pregunté si en invierno la sensación del espacio podría desagradarme. Pero a los pocos minutos descubrí que ese espacio es ideal porque está concebido para aportar paz y centrar la atención en nuestras sensaciones gustativas y olfativas. Las conversaciones de las diferentes mesas no se escuchan y te sientes parte de un instante robado a una pelicula oriental de lujo.
Supongo que la calidéz de mis adorables acompañantes influyó en mi valoración del espacio por lo que os sugiero ir bien acompañados.
Pedimos el menú del día que se anuncia a 25€ pero no incluye las bebidas, ni el vino, ni el café por lo que a nosotras nos salió la comida por 40€ por cabeza tomando una sola botella de un vino equilibrado y sabroso: Un Jose Pariente, Verdejo de Rueda, la propina y un café adicional con sus petit fours para una de las chicas que no había comido con nosotras…
Las camareras con uniformes muy atractivos en negro y rojo componían un cuadro sobrio y elegante pero no envarado ni demasiado formal. Perfecto.
El menú Ápat es muy elaborado y más parece un menú degustación con dos aperitivos exquisitos (veréis las fotos en el post de Garbancita):
Ostra enorme, carnosa y yodada que, de nuevo pone a trabajar mis salivales ahora que os lo escribo, con una espuma de vodka con tónica, virutas de lima y rábano picante. La espuma de textura más bien suave que parecía una clara de huevo a medio batir y que aporta matices muy interesantes a la carnosa ostra.
El otro aperitivo: sardina tierna, cruda y muy bien marinada, con una crema de fresas suave y discreta.
Después de primero ravioli de gamba de Palamós relleno de mejillones escabechados que es inevitablemente bueno!… Sin embargo venía acompañado de crema de tomate, untuosa e intensa que tendía a apabullarlo un poco… Dejé la crema por un lado y me puse un bocado del ravioli con poquísima salsa y sentí más los sabores de la gamba… ¿estaré perdiendo sensibilidad palatina? Estaba tan rico y esquivo a la vez que me habría gustado tener el doble de ración. ; )
De segundo merluza a la plancha en una sopita de avellanas y un poco de paté del pescado que me fascino! la carne tierna y en su punto, la piel tostada y exquisita, el sabor ahumado de las avellanas líquidas y el punto intenso y salado del paté con unos tirabeques tan verdes y crujientes que me sentí en medio del campo de repente…
De prepostre: un mojito sin alcohol, de poleo menta y sorbete de lima fresquito para ir haciendo digestión y por último un coulant de chocolate con helado de fruta de la pasión que estaban deliciosos pero el contraste entre la fruta y el chocolate muy intenso… Esto también es una debilidad mía: el chocolate me gusta tanto que casi prefiero aislarlo o acompañarlo con sabores más sutiles y el helado tenia tanta personalidad y tal colorido que parecían dos chicas muy guapas y acostumbradas a que les bailen el agua, compitiendo por las miradas al entrar a una disco…
Petit fours variados que casi no me caben y entre los que preferí una
trufa cremosa e intensa.
El ambiente, el servicio, la comida y la sobremesa de horas, horas y horas fueron ideales.

{ 6 comentarios… léelos a continuación o añadir uno }

margot julio 26, 2009 a las 10:03 pm

Hola preciosa,
Después de leer la cronica de Grabancita no queria poner la mia;)))
Claro que la cosa se complica cuando veo la tuya, eres genial, que fluidez verbal, me ha encantado tu post.
Un placer comer contigo…
De corazón…
Un abrazo.
Margot

Raquel julio 26, 2009 a las 10:35 pm

Jejeje… de nuevo, un placer conocerte, fue un gran encuentro!!!

Delicioso post “ay ay… a ver cómo me las ingenio en el mío, jejeje -después de leeros a todas…oju-“…

Me encantó Barcelona, hace unas horillas de mi regreso “qué penita”…; pero, sin duda, volveré, ¡me queda mucho por ver!

Besin,

Raquel

Lila Ortega julio 27, 2009 a las 8:21 am

Mis queridas Margoth y Raquel, creo que a aprtir de este momento no es secreto para nadie que nos caímos perfecto! jajaja
Te reitero Margoth mis agradecimientos por esa magnifica sorpresa que nos diste a todas!
Ya estoy pensando en qué lugar repetiremos en septiembre jejeje

Mª Dolors julio 27, 2009 a las 6:53 pm

felicidades a todas por estos blocs tan bien hechos y con tanto gusto.
hasta pronto.

Dani julio 30, 2009 a las 8:19 pm

¡Qué grande Hisop… y qué grande su merluza! Es uno de los locales en los que la he probado de más maneras y no creo que haya una sola que no me haya encantado.

La última, en menú degustación, sobre una descomunal salsa de colmenillas y vainilla, y en ese insuperable punto de cocción que caracteriza la sensibilidad de la cocina de Hisop.

Ya puestos, recuerdo un arroz con leche con cremoso de naranja (en este caso formando parte del menú Àpat) de los que quitan el hipo.

¡Está en mis favoritos, no lo puedo evitar!

Garbancita® julio 31, 2009 a las 8:09 am

Mi queridísima Lila:

Nunca ha sido más cierta la frase de que lo bueno se hace esperar. Lo que nos ha costado conocernos! pero lo bien que ha salido!

La sobremesa que disfrute con todas vosotras, fue de las de enmarcar y creo que aun podríamos haber estado alguna hora más 🙂

Por cierto, unos días antes visité la Bodegueta y me encantó. Tomamos un bocata de tortilla de patatas con el pan untado en tomate, al que le saqué chispas. Y el precio, sorprendente para estar en Rambla Catalunya.

Tomo nota para la cita de septiembre.

Un beso enorme, Cristina

Escribir un Comentario

{ 1 trackback }

Post anterior:

Post siguiente: