RESTAURANTE BROWN 33

por Lila Ortega on Julio 23, 2008 · 15 comentarios

Restaurante-brown-33-comer-con-lila

Restaurante Brown 33
Ciudad: Barcelona
Dirección: Pg de Gracia 33 (con Consejo de Ciento)
Teléfono: 93 467 52 47.
Fumadores: Zona habilitada.
Precio Medio: 25 a 30€ por persona sin bebidas.
Primera impresión: El local es tan llamativo y la carta con precios tan equilibrados que temerás lo peor. Pero descuida. No es un local sólo para guiris o clientes cautivos. Es sólo una nueva y buena opción en el corazón de Barna.

A pocos pasos de la casa Batlló, abrió este restaurante con aires de triunfador. Había pasado por allí muchas veces y siempre me sorprendía con los cambios de local. Éste llamó mi atención especialmente. Los grandes ventanales que dan a la calle más bonita de Barcelona, la sala decorada en tonos de marrón, las luces cálidas y la sobriedad del espacio crean un ambiente que evoca el lujo discreto, ese que no pide ni bombos ni platillos. Inevitablemente entramos y elegimos una mesa en la ventana.

Estaba desconfiada y esperaba una cocina apta para el público heterogéneo y siempre de paso, que pulula por la milla de oro y que causa sin querer el síndrome del cliente cautivo caracterizado por la ligereza en la cocina, los precios altos y el tipismo lamentable. Encontré platos italianos, siempre resultones, y precios equilibrados. Era un hermoso día y la calle se veía más bonita desde mi cómoda silla. Para comenzar, pedimos un cóctel de piña con perejil (sin alcohol), fresco y ligero, y otro de cebada, fruta de la pasión y malibu, con su fondo de coco, que me dejó una sensación cremosa en la boca. De primero tomamos burrata trufada: una pieza de queso bastante grande (apta para tres personas) hecha con crema de leche de búfala que estaba increíblemente tierna y que colmó nuestros sueños mas extravagantes. El aroma de las trufas sutil y terreno aportaba profundidad a este queso ligero. Algunas hojas de rúcula daban el toque de temperamento con buen tempo, como el nocturno 9 de Chopin. Mi amiga encantada, hacía planes futuros en el Brown. Cerca de nuestra mesa un par de chicas, llegando a los 40, compartían una ensalada con tomates rojísimos. Al momento, un turista nos recordó donde estábamos al pasar entre las mesas ostentando novia de anuncio y sombrero de Indiana Jones. Mientras observábamos el entorno entre trozos de pan con burrata llegaron los segundos: Risotto de ceps con mozzarella ahumada, increíblemente cremoso y de sabor delicado que, sin embargo, nos decepcionó un poco pues estaba muy poco hecho, con los granos más duros que “al dente”, y lasaña de ossobucco: compacta, con mucha carne de sabor casero y la pasta sabrosa y delicada que conservaba sus propiedades, dejando a la carne su lugar, como si se tratara de un lazarillo que guía al ciego sutilmente, sin empujar. Compartimos ambos platos para evitar conflictos y el resultado fue satisfactorio porque el defecto del arroz fue compensado con la excelencia de la lasaña. De postre, compartimos fresas al vinagre de Módena con helado de yogurt. Que estaban frescas y aromáticas. Perfectas para hacer una digestión ligera. La cuenta: 22€ por persona (sin bebidas) compartiendo un primero, muy grande, y el postre.

{ 15 comentarios… léelos a continuación o añadir uno }

juan Julio 23, 2008 a las 12:59 pm

hola lila: me gusta mucho las recomendaciones que haces tanto en mad como en bcn (siempre está bien poder decir que me lo recomendo una conocida) pero siempre te equivocas en el precio…donde dices 35 palos por cabeza suelen ser 50…supongo que habrá que escoger más…..dime una cosa ¿cómo se colman los sueños más extravagantes con un pedazo de queso fresco? quizá ¿es un chiste privado? ja, ja, ja, ja…bueno hasta otra me gusta mucho tu blog y tus críticas

admin Julio 23, 2008 a las 4:39 pm

Parece que mis sueños extravagantes no lo son tanto jajaja ¿seré demasiado ingenua? jajaja la verdad que estar a cuatro pasos de la obra de Gaudí, mirar la gente caminando arrobada por la belleza del paseo de gracia y llevarte a la boca un queso tierno y ligero como una nube componen para mí una imagen de la felicidad (lo dicho, me debe faltar un hervor jajaja) Lo que me dices de los precios me preocupa un poco porque lo que yo hago es sacar el promedio de lo que costó lo que comí en cada caso y NUNCA pongo el vino en la cuenta porque el precio varia mucho según qué elijas… ¿será eso? te juro que con lo del precio soy muy sensible porque nada que me enfurezca más que un palo insospechado jajaja
gracias por tus comentarios (te he linkado en mi pagína aunque estoy suspendida en la asignatura panes)
Un abrazo
Lila

juan Julio 23, 2008 a las 5:48 pm

ay! sí, pues te cuento…la última fue en el naomi grill, que por cierto me gustó, dos personas, el mismo menú que tú más una botella de vino -el de la casa-, sin postres y dos tes, cien euretes de vellón (99,5 para ser exactísimos) eso sí los caramelos que nos dieron con la cuenta también eran kosher …… pero vaya también me pasó en el carola y en otro que se llama olsen le has recomendado tú ¿puede ser? ahí ya no tengo tan frescos los precios pero también pensé que te habías deslizado quizá sea el vino -el que me bebí- que me hace ver las cosas distorsionadas 😉 también estuve en el speakeasy en aribau y me gustó mucho; aunque me dieron un buen palo después triunfé por lo que te la perdono, bss, nos vemos por aquí o por allí

Sonia Julio 23, 2008 a las 6:35 pm

Lila, de verdad que tal y como cuentas tus experiencias en cuestión de restaurantes y comida dan ganas de ir a todos y cada uno de los sitios que recomiendas. La burrata trufada no sólo colmaría mis sueños más extravagantes, sino los más ordinarios. Estoy deseando volver a Barcelona, ya te lo dije, lo echo de menos. Un beso. Sonia

admin Julio 23, 2008 a las 7:57 pm

Juan, el olsen tambien lo recomendé yo! pero en todos y cada uno puse el precio que me pedían por ejemplo en el menú escandinavo… el speakeasy es más posible el error porque han pasado varios meses desde la ultima crónica… y el vinillo puede afectar, pero lo que más feliz me tiene es que haz hecho caso a varias de mis recomendaciones, me siento encantada, gracias!!!!

Sonia querida, ya sabes, cuando vengas a Barcelona, yo estaría encantada de verte y de hacer una incursión antropogastronómica juntas ¿te parece? incluso podemos ir a una macia en el Montseny!!! tenemos muuuuchas cosas que probar aún.

daniela Julio 25, 2008 a las 9:45 am

Hola Lila, gracias por tu comentario y tu ayuda, ahora estoy copiando unas direcciones de las que me recomendaste y armando un poco el itinerario porque es poco tiempo y muchas cosas para hacer y ver, un beso daniela

Dani Julio 25, 2008 a las 10:03 am

Me alegro de que Brown33 reciba tu aprobación. Lo cierto es que es uno de esos sitios sobre los que, a pesar de que tenía curiosidad por conocer, tenía prejuiciosas sospechas de que iba a ser otro local más para guiris, de cocina prefabricada y calidad justita.

Ya que es mi primer post aquí, aprovecho para manifestarte mi sorpresa de que un freaky de los restaurantes como yo no hubiera descubierto antes tu blog… En fin, decirte que me ha encantado y que, si no te importa, te introduzco de inmediato en los enlaces recomendados de mi página.

Un saludo !

admin Julio 25, 2008 a las 10:21 am

Querido Dani, pues a mí me ha sucedido lo mismo!!! la sorpresa, por no haberte visto antes. Esto de perderse en los millones de paginas de internet es complicado, pero cuando te encuentras con los tesoros es como abrir una ostra y encontrarte la perla jajaja Gracias por recomendar mi página, yo te linko inmediatamente porque me ha encantado las descripciones de los restaurantes, el orden y belleza de tus páginas y las elecciones que has hecho… nos veremos con frecuencia, entonces…

canela Julio 26, 2008 a las 11:46 pm

Y yo que lo tengo al lado de mi trabajo, temía que fuese lo típico que hay por la zona, a los que no les preocupa fidelizar a la clientela, puesto que viven de los turistas. Lo tengo en cuenta y el martes voy a probar. Graciassss.

canela

javi Marzo 22, 2009 a las 6:42 pm

Malo, caro (para lo que te sirven), mal atendidos… no combina nada con su estética glamurosa y muy actual de restaurante europeo con cocktails.
No lo recomiendo a nadie.

Lila Ortega Marzo 23, 2009 a las 3:54 pm

hola Javi, gracias por tu opinión aunque me encantaría que la argumentaras, pues a veces cuando hacemos críticas así parece más una mal disposición personal u otra cosa… puede ser que en realidad de el día que comí allí aquí haya corrido demasiada agua bajo el puente, pero me sorprende tanta diferencia entre tus comentarios y los mios… cuentanos que resultó malo y que es caro para ti por favor…

Jordi A. Diciembre 5, 2009 a las 5:44 pm

Buenas tardes Lila, concretamente ayer visité el brown33 y sólo contrastar otro punto de vista. Estoy de acuerdo con el ambiente, precioso, fuí con mi pareja y nos encantó, cuidando muchos detalles, buscando la originalidad, pero realmente encontré puntos negativos que argumento a continuación 1. El personal: yo me dedico también a la hosteleria y creo que fueron demasiado “vulgares” en algunos momentos, simplemente porque me imagino que se dejaron llevar por la impresión de 2 jóvenes allá, no te servía un único camarero sino varios y la verdad que no estaba de acorde con el lugar. 2- La carta: en términos generales la vi “pobre” en el sentido que hay mucha escasez de opciones a escoger, muy delimitada en cuanto a entrantes y postres.

Lila Ortega Diciembre 6, 2009 a las 1:59 pm

Muchas gracias por tus comentarios! La verdad a mi las cartas cortas no me parecen negativas a priori siempre y cuando haya platos en diferentes apartados: carnes, pescados, ensaladas, carbohidratos y verdura. Hace bastante no voy y en mis dos incursiones me fue muy bien con la atención… pero me gustaria preguntarte a qué te refieres con vulgares para que podamos precisar la crítica… y si crees que os atendieron mal por ser jovenes porque precisamenteen ese espacio habiá bastante gente joven cuando comi allí y no vi displicencia con ellos….

David Julio 30, 2010 a las 5:10 pm

Ayer por la noche viví uno de los capítulos más sorprendentes en 17 años que llevo en Barcelona en dicho restaurante.

Resulta que uno de los camareros se encontraba repartiendo unas cuantas cervezas en una cena colectiva, por desgracia todas las que tenía en la bandeja cayeron sobre mi espalda y una señorita que estaba a mi lado.
Sorprendentemente, marchó despavorido y ante mi incredulidad asistí a más de 3-4 min contados en mi reloj sin que nadie me ayudara ni pidiera perdón y con otro camarero (que entiendo parecía responsable) pasando por allí sin prestarnos atención… Al cabo de esos 3-4 min exigí que alguien responsable nos mostrara sus disculpas a lo cual accedió dicha persona sin mayor comentario. A mi sugerencia de alguna compensación por las cuantas cervezas que tenía en mi espalda.. la respuesta literal fue “que es cerveza y eso se va”… “pero no se preocupe que la cerveza no tendrá que pagarla” .
Este comportamiento me parece inaceptable, y reconozco mi error de no haber solicitado la carta de reclamación ya que quería tener la noche lo más tranquila posible.

Quiero trasmitirles mi más profunda decepción por la pésima gestión del servicio que tienen. Nunca antes me he sentido peor tratado como cliente y ya es decir…

mariola Marzo 7, 2011 a las 12:55 pm

Yo estoy encantada con este restaurante!
La comida es excelente y el servicio muy correcto.
Solo encontré una fallo , los refrescos son carissimos 3,60 por bebida! a parte de eso lo recomiendo!

Escribir un Comentario

Post anterior:

Post siguiente: