TOC

por Lila Ortega on noviembre 7, 2007 · 2 comentarios

Ciudad: Barcelona
Dirección: Girona, 59.
Teléfono: 93 488 11 48.
Precio medio: 50€ por persona con raciones abundantes. (A medio día un menú de 30€ + IVA )
Primera impresión: con Toc el flechazo inicial no termina en desencantos. Con éste local, tendrás una relación larga y memorable.

Buscaba algo muy especial para comer con una amiga experta en gastronomía y vinos a quien no se puede estimular con restaurantes “resultones”. Quería sorprenderla, jugar con ella a ese delicioso oficio mío de buscar tesoros, con el riesgo de encontrar latas, botas viejas y baratijas doradas. Llegamos a Toc. Desde la calle el local parecía el estudio de un diseñador trendy. Al entrar subimos a una de las salas. Un espacio pequeño de techos bajos con ventanas a medio cuerpo, como las de las plantas subterráneas de las casas de Nothing Hill…

Mi amiga de pelo colorado y ojos verdes brillaba en ese espacio blanco y discreto. Con el espacio había acertado. A nuestro lado un señor por los cincuenta con americana sport, vaqueros y gafas de pasta color añil… sus amigos menos estilosos tampoco desentonaban. Había una carta deliciosa en la que por fortuna no hay sólo literatura. Cuando trajeron el pan, una pieza crujiente de naranja y chocolate (con toques ligeros de comino) y los aperitivos (unas patatas bravas con la salsa dentro) supe que había acertado. Pedimos todo para compartir: gamba roja y jamón ibérico de pato en terrina fría, uvas pernod y brotes tiernos. Al primer bocado casi se me saltan las lágrimas… el fondo marino y cremoso de las gambas crudas, de excelente calidad, armonizaba perfectamente con los aromas de tierra recién llovida de los brotes. Las uvas, pocas, daban un contrapunto dulce a ese sabor denso y tan profundo como un buen amor. También, atún en tartar, excepcional, envuelto en un trozo de acelga fresquísimo con huevas de salmón, que acompañaban con un cóctel (picantito e intenso) de tomate y Jerez: un plato ligero y magistral en el que confluyen muchas texturas y sabores como en una pareja bien avenida. De segundos suquet de arañas (inofensivas ya en el plato pero igual de apasionadas con su sabor único) muy equilibrado, con raviolis de pan, muy crujientes, rellenos de rebozuelos que daban al caldo el contrapunto. Por último salmonete y patata con limón y cava: el pescado fresquísimo y bien marcado sobre una parmentier de patata etérea con el tonillo brillante del cava. Acompañamos todo esto con un delicioso rioja Luis Cañas. De postre, otro manjar: Higos hojaldrados con ron quemado y crema de queso helada. Lo tibio con lo frío, lo untuoso con lo crujiente… malabares sensoriales que son el fuerte de este chef. Salimos encantadas, habíamos hallado nuestro tesoro.


{ 2 comentarios… léelos a continuación o añadir uno }

jags noviembre 8, 2007 a las 7:21 pm

A 50€ por cabeza espero que no dure mucho la relación o me quedaré en la ruina… Qué suerte poderse pagar estos banquetes!!

Gordo julio 9, 2008 a las 12:31 pm

Yo fui con gente de trabajo y todo perfecto. Imagino que por la noche con pareja debe ser encantador. De vez en cuando hay que hacer un extra.

Escribir un Comentario

Post anterior:

Post siguiente: